+34 96 321 49 17 hola@emprenderia.com

Acerca de Ana

Estoy aquí para dar respuesta a las necesidades fiscales de tu negocio

Asesora Fiscal

¿Sabías que siempre tuve el sueño de ser inspectora de Hacienda?

Soñaba con trabajar en aduanas, inspeccionar los containers del puerto e incluso inspeccionar a alguna estrella galáctica que estuviera varada en los mares como CR7 😀

Bromas aparte, sacrifiqué muchos años de mi vida preparándome esta oposición.

El tiempo medio dedicado a esta oposición oscila de 2 a 4 años y el coste es de entre 140 y 280 euros al mes, según academias. Además, las personas que se embarcan  en opositar no pueden trabajar al mismo tiempo, con lo que dejan de poder contar con ingresos durante varios años. Un lucro cesante que también cuesta dinero.

Ángela de las Heras

Jefa de estudios del área de oposiciones, Centro de Estudios Financieros (CEF)

Sabía perfectamente dónde me estaba metiendo, como todos los  que deciden opositar al cuerpo de élite (A1 y A2), lo que no podía prever como opositora fue la noticia que cambió mi vida ….

En concreto, la oposición a técnico de Hacienda cayó de las 420 plazas ofertadas a 27 plazas para todo el país.

A pesar de esta desmoralizante noticia, persistí en mi afán de aprobar la oposición y llegar a trabajar en Hacienda, aunque el tiempo me iba a demostrar que este esfuerzo no iba a llegar a buen puerto…

Se acabó, ¿y ahora qué?

Fue finalmente, en 2012, cuando tras cinco años estudiando a diario dejaron de convocarse las oposiciones. Al igual que otros miles de opositores que se habían dejado la piel estudiando, me vi obligada a tirar  la toalla.

  • 5 años dedicada por completo a estudiar un extenso temario de derecho, contabilidad y fiscalidad.
  • 5 años enclaustrada sin ninguna vida social, apenas vida familiar.
  • 5 años de estudio ininterrumpido que hoy avalan sus conocimientos jurídicos, contables y fiscales.

Una intensa preparación que fue tutelada por un reconocido Inspector de Hacienda que ilustraba a un reducido grupo de opositores en el ADEITT.

Lo perdido y lo ganado

Quería frenar el fraude fiscal. Ahora todo ese esfuerzo, esa intensa preparación, ese sacrificio, esa disciplina adquirida y esa frustración la he focalizado en ayudar a otros emprendedores a sacar adelante sus sueños.

Ahora estamos en el mismo bando

y tú puedes contar conmigo

¿Hablamos?