+34 96 321 49 17 hola@emprenderia.com

Acerca de Javier

Estoy aquí para proteger y hacer crecer tu negocio

Me dedico profesionalmente al asesoramiento de autónomos y pymes aunque siempre estuve interesado en el emprendedurismo más allá de los aspectos legales, así que fruto de dicha inquietud presenté un proyecto para acceder al Máster de Emprendedores de la Fundación Bancaja y fui seleccionado.

Un plan de empresa premiado

Allí trabajé muy duro en el diseño del plan de empresa  aprendiendo de los mejor profesionales del CEEI (Centro Europeo de Empresas Innovadoras). Poco después gané el premio Bancaja al mejor proyecto emprendedor de la Comunidad Valenciana por el que obtuve 6.000€ y también un premio que concedía el C.C Gran Turia por el que me cedieron gratis un local durante 9 meses.

Sin embargo, a pesar de los premios recibidos, no tenía suficiente dinero para montar el negocio. Parecía que todo estaba perdido y todo el mundo me aconsejaba que tirara la toalla…

Inversión extranjera y altas expectativas

Fue entonces cuando aparecieron unos Business Angels de Canadá que decidieron invertir en el proyecto.

Poco antes de la apertura me cedieron un stand y participé en el día de la Persona Emprendedora. Pasamos un día fantástico informando sobre el proyecto y el público de la feria acogía el proyecto con entusiamo, prácticamente agotamos todas las invitaciones para la inauguración.

Finalmente, abrí la tienda las Navidades del año 2012. Un precioso local en el centro de la plaza principal frente al Mc Donald´s.

La ilusión estaba servida. El sueño se hacía realidad.

El batacazo

Aquella alegría duró menos de lo esperado. Pronto empezaron las sorpresas… El C.C Gran Turia iba a recibir una inversión de 65 millones de euros para volver a ser un referente en Valencia pero todo ello quedó atascado en las negociaciones y pronto operadores tan importantes como ZARA se marcharon.

Seguir adelante a pesar de las adversidades.

Luché por sacar mi negocio adelante con todas mis fuerzas. Tuve que prescindir de mis empleados y tirar yo mismo del carro en un extenso horario comercial…

Tras nueve meses trabajando 13 horas diarias de lunes a sábado, incluyendo festivos, tuve que cerrar y asumir que lo había perdido todo, que sólo había ganado la experiencia… ¿pero acaso no es eso lo único que nos queda al final?

Lo perdido y lo ganado

La experiencia emprendedora Zumbidos me transformó como persona y como profesional. Aparte de que hice varios clientes importantes para la asesoría, aprendí a empatizar con mis clientes a otro nivel, fuera del despacho, de tú a tú, de emprendedor a emprendedor.

Siempre fui una persona cercana a mis clientes pero haber trabajado codo a codo con ellos, haberme emocionado y haber sufrido con ellos tantos vaivenes comerciales no se puede comparar.

Esta experiencia me valió para seguir formándome como emprendedor y comprender que la misión principal que tenía como asesor de autómos y pymes era inspirarles para que siguieran adelante con sus sueños.

 

Mi mayor lección profesional

El fracaso siempre se convierte en tu mejor maestro y pese a creer que lo tenía todo controlado (el plan de empresa exitoso, los premios, los inversores, la estrategia para escalar…) siempre hay algún factor que se te escapa y en mi caso fue el TRÁFICO.

Mi tienda era preciosa, el producto maravilloso, el concepto saludable y radiante… Sin embargo, al Centro Comercial no acudía ni la décima parte de lo que me prometieron, así que todo lo demás daba igual. Nadie iba a conocer lo bueno que era Zumbidos.

Ni todo mi esfuerzo ni dedicación ni todos los expertos que se involucraron en el proyecto pudieron solucionar el problema del tráfico que tenía el Centro Comercial. Por así decirlo, planté mi colmena en un desierto y mis abejas no pudieron cosechar miel de romero, ni de azahar, ni de espliego, ni de bellota, ni nada de nada…

Recuerdo que yo mismo desmonté cada pieza del local…

Todo lo que tanto me costó construir, cada tabla estaba impregnada de mi ilusión como el polen en las flores, así que me juré que no volvería a ocurrirme algo así…

… y me convertí en TRAFFICKER.